domingo, 6 de septiembre de 2009

Sobre el azar


(El hombre. Antonio Sánchez Cabrera)






No sé qué hacer. Si continúo sentado en este asiento de este vagón de esta línea de metro, tal vez su mirada se cruce con la mía. Es posible que, cuando no quedemos sino ambos en este túnel negro, sobre el cual la vida se deshace en tantos pedazos, sus ojos parpadeen, como estoy notando desde hace un buen rato, no por la lectura de no sé qué página del libro de Murakami, sino porque la persona que justamente en este instante y en este lugar está leyendo el mismo libro del mismo autor le está mirando; y así, coincidentes, crea él que yo, el otro, soy su hombre duplicado. Y ya no haya más túneles negros ni hagan falta más cruces de miradas entre desconocidos que se escudriñan de soslayo en un vagón de metro.

A veces, raramente, el azar se convierte en nuestro mejor aliado.

3 comentarios:

Necio Hutopo dijo...

A veces... pero no contaría con ello

Anónimo dijo...

MIS PENSAMIENTOS. MERCE CARDONA.

Dice, Si creo en el azar, es cierto, para mi.....

Besosoooooooooooooo

Fernando dijo...

Muy, muy raramente. Pero cuando ocurre, la vida se multiplica y expande. Es ése el momento único que vale por una vida.