sábado, 9 de mayo de 2009

Una mujer de su casa


Y a usted, cómo le gustaría que fuese su futura esposa.


Pues normal, oiga, que sea una mujer de su casa, eso sí, y que sea guapa y simpática, pero que no gaste en potingues,

y que tenga ganas de divertirse, pero que no fume ni beba,

que me quiera mucho y que me cuide,

que sea joven y que sepa cocinar, que a mí me gustan mucho los guisos que me prepara mi madre, que, la pobre, ya es vieja y no durará mucho,

y que sea limpia, que no derroche y que no pida mucho, que no estamos para echar cohetes,

y que le guste la jodienda, claro.



No sé qué más quiere que le diga. Eso, una mujer normal.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

MIS PENSAMIENTOS. MERCÉ CARONA.


dice, ¡ Que bueno esta! quiere una esclava, no una mujer normal, eres única ! Me he reido con ganas....

Sigue asi. Te quiero y deseo que pases por mi casa, haber que te parecen los últimos escritos....

Besosoooooooooooooooooooo

mia dijo...

Ni más... más... ni más menos... lo NORMAL... no, si yo también tengo claro que lo que quiero es un hombre normal... jajajaja

carlota. dijo...

Normalita , nada sofisticada , eso normal ...jajajajaa muy bueno


Saludos!!!

SUSANA dijo...

Vaya...si todos pensaran así, yo me hubiera quedado soltera y para vestir santos!

Besazo mi Querida Amiga! Es un gustazo leerte (entre líneas)

Sé felíz!

Eo dijo...

Supongo que el señor en cuestión vivía en el siglo pasado, ¡por lo menos!
Por desgracia, durante muchos años las mujeres no éramos más que eso: La Bella del Señor.

laquesuscribe dijo...

Corrientita, vamos, como cualquiera de las que pasamos por aquí...
Saludos

FLACA dijo...

¡¡¡¡jajajaja!!!!

FLACA dijo...

¿Algo más?...

Necio Hutopo dijo...

Poco pide el hombre

Fernando dijo...

¿Te has puesto en plan notaria de la realidad? :)
Supongo que a las que le toca uno así no le hará ni pizca de gracia. El poeta.

Neus dijo...

Tremendo perfil. Sonreímos, en el fondo, porque evoca una certeza. Un saludo de "Una mujer como tú". Me interesa mucho que el título no te encajara y, si tienes ocasión, agradeceré tus comentarios. Neus

Santiago dijo...

Mira María Jesús, un día le dije a un amigo, medio en broma:
"Uno quisiera tener una mujer que fuese independiente, con la que se pudiera hablar de cualquier cosa sin tener que mentirle, que no me quisiera cambiar la personalidad, que tenga vida propia y sus propios intereses y entendiera que cada uno necesita sus espacios de soledad, que no quisiera ser mi madre y que no intentara que yo fuese su padre, en fin, una compañera."

A lo que mi amigo respondió: "lo que vos querés es un travesti"