domingo, 14 de diciembre de 2008

No hay más verdad que la verdad























Me llamo Milena y tengo 47 años.





No me identifico con el presente,


en ningún caso con el futuro;


muy poco con el pretérito imperfecto


que, altivo y frío, se me aparece en invierno.





No me identifico salvo


con el pretérito perfecto.


El que tú me regalaste.


Y es una lástima que los tiempos verbales


casi nunca se conjuguen al unísono.



(Cuadro: "Después del baño" o "La bata rosa". Joaquín Sorolla)

14 comentarios:

Noray dijo...

... y la verdad es
que al conjugar el verbo
poco importan ya
los tiempos verbales.
El pasado nunca llegó a ser
y el presente siempre
ha sido un pasado reciente
que siempre ha pretendido llegar
al futuro sin alcanzarlo jamás.
Ciertamente el verbo
carece de tiempo
porque lo importante
es vivir cada instante...
¡y eso es tan fugaz!

Un abrazo

FLACA dijo...

"No hay más verdad que la verdad": afirmación tan contundente como el pretérito perfecto, donde la acción si bien tiene duración en el pasado y puede llegar hasta el presente, está acabada y perimida.
Es una lástima, la verdad duele, pero "nunca es trsite, lo que no tiene es remedio."

Necio Hutopo dijo...

Perdón, esto me ha recordado un poco a una cancioncilla... Una mujer de 1940, creo que se llama... En todo caso, la canta Jaime López

Pablo dijo...

vivir no tiene tiempo no tiene modo, es solo vivir

Señor De la Vega dijo...

Yo me conjugo soñando
y con sus palabras sueño.

Y aunque si justo soñara
eso que soñaste un día,
nunca así yo soñaría
ni soñé con tal empeño.

¿O quién soñará tal suerte?
¿Cree qué habrían soñado
ensoñar en un soñare
con negar soñar presente?

¿O habrá soñado tal vez,
que soñase lo que fuere,
de irónico sueño nunca
vero sueño nacería?

Sé que soñó acurrucada
en los sueños del pasado.
¿No es verdad Milena mía?
pero, ¡soñad más de nuevo!
¡y qué su futuro sueñe!

Soñador y suyo quedo.
Z+-----

PIER BIONNIVELLS dijo...

Me gustan estas lineas..
Paso por aqui por tu rincón..
a desearte una feliz navidad..
Te dejo abrazos..
Cuidate,

Anónimo dijo...

Mercé dice. ? Que es la verdad¿ la verdad es una verdad tuya, otra verdad sera la mia, Creo que tenemos que vivir el momento, dejarnos de frases que la mitad del puebo no entiende.
Esto de que casi nunca se conjugan al unisono, la verdad no he entendido nada. ( lo siento, soy una mujer del pueblo, y creo que lo importante es ser feliz con lo que la vida nos da cada momento.

Besos. mua mua mua

Anónimo dijo...

No siempre los tiempos verbales transfieren recuerdos, sensaciones o efluvios de memoria negativos. Tanto puede ser un refugio placentero de un pasado mejor, como una prisión de realidades exógenas que nos atenazan. Unas formas verbales de regusto melifluo y otras con rastro de hiel no pueden tener el valor en sí mismas, en su morfología, sino en la carga semántica que nos evocan. Por ello, desgajemos lo uno de lo otro, lo perfectivo de lo imperfectivo y lo trascendente de lo banal. Lo realmente importante es el poso, la esencia, la madre del mosto que posibilita la perfecta vinificación. Lo pretérito no tiene por qué no ser presente ni por qué no seguir siendo futuro. Y conjuguemos al unísono como los versos largos se alían con los cortos en las estrofas de la polimetría más audaz.

Fernando dijo...

hermoso poema de formas verbales..te dejo un beso..

SUSANA dijo...

Vaya, son letras como latigazos!

Y están excelentes!

Aún con su dolor, prefiero la Verdad y que me digan "fuí" a pretender que "soy".

Besos Enooooormes mi Bella Amiga!

Anónimo dijo...

Nunca es triste la verdad... lo que no tiene es remedio.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Una forma muy especial de conjugar mi querida profesora, todos tenemos deformación profesional,¡creo!, aunque me ha encantado tus maneras de hacerlo.

Es muy bonito todo lo que haces en esta etapa tuya.

Besicos y Felices Fiestas guapa.

Necio Hutopo dijo...

Para que no le digan y no le cuenten, porque a lo mejor le mienten, de mi para usted el siempre obvio, repetitivo y muy sincero deseo de que pase unas felices fiestas en compañía de quien elija para tener felices fiestas

Fernando dijo...

Muy hermoso poema.
Con una palabra veleidosa y con mucho peligro.
Intentando atrapar ese casi.
Un abrazo.